SOLSTICIO: Momento Astrológico. Mito. Leyendas y Ritos

Explorando el Solsticio...



La influencia del Sol sobre la Tierra , la Naturaleza, el Hombre.
La repercusión en las distintas culturas.

El Sol como centro, como padre, fuente de vida y protector.

Como el hombre, a través de su existencia, se relaciona con el Astro.




Solsticio: es un término astronómico relacionado con la posición del Sol en el ecuador celeste.
El nombre proviene del latín solstitium (sol sistere o sol quieto).

Los solsticios son aquellos momentos del año en los que el Sol alcanza su máxima posición meridional o boreal, es decir "cruza" la eclíptica hacia el Norte o hacia el Sur.




Las fechas del solsticio de invierno y del solsticio de verano están cambiadas para ambos hemisferios. El Solsticio de verano en el Norte es de Invierno en el Sur y viceversa. A lo largo del año la posición del Sol visto desde la Tierra se mueve hacia el Norte y el Sur.



La existencia de los solsticios está provocada por la inclinación axial del eje de la Tierra (23º-30').
En los solsticios la longitud del día y la altura del Sol al mediodía son máximas, en el solsticio de verano y mínimas, en el solsticio de invierno, comparadas con cualquier otro día del año.


Video representativo de las Estaciones:



En la mayoría de las culturas antiguas se celebraban fiestas conmemorativas de los solsticios.




En el hemisferio sur, los incas celebran el año nuevo solar el 24 de junio durante el solsticio de invierno.
El Inti Raymi o Fiesta del Sol, fue la fiesta más importante en tiempo de los Incas.
Después de la conquista española, la ceremonia fue suprimida por la Iglesia Católica y la sociedad andina que celebraba la fiesta del sol fue desmembrada. El Inti Raymi fue entonces olvidado, hasta que se recuperó y fue presentado como un espectáculo de tipo teatral, destinado a toda la población de Cúsco.









"El Inca, con la ayuda de los Sacerdotes "inducían" al dios Inti (sol) justamente cuando llegaba al punto máximo de su lejanía y comenzaba su aproximación al Cúsco (ombligo del mundo), a volver con el favor de sus rayos, para fecundar la tierra y para procurar el bienestar de los "hijos del gran imperio."

En la noche de la víspera se apagaban los fuegos en todo el imperio Incaico, y en el Cúsco en la gran plaza se concentraban, entre las sombras, los más importantes personajes, en profundo silencio; muchos de ellos disfrazados de fieras y otros animales de la mitología andina.




Al aparecer, el sol, expresaban el reconocimiento, porque con su luz creaba y sustentaba todas las cosas de la tierra, agradeciéndole por las cosechas recibidas en el año.


Al final todos se retiraban y estallaban en algarabía desenfrenada que duraba varios días.



La civilización andina ha sido fundamentalmente una sociedad organizada en torno a la producción agrícola; los pobladores se centraban en la observación de los fenómenos astronómicos para planificar las diversas faenas agrícolas y ganaderas (siembras, cosechas, esquilas), que eran la base del sistema de producción y redistribución estatal. El calendario andino es, por lo tanto, lunisolar y se vincula estrechamente a los ciclos de la naturaleza.
Diferentes fuentes señalan que está dividido en trece meses de 28 días cada uno, con cuatro semanas de siete días, correspondientes a las cuatro fases lunares. Un total de 364 días. El día que falta para completar los 365 días está dedicado a la ceremonia del sol. Este día es llamado Inti Raymi (en quechua), o Willka Uru (en aymara), y coincide con el inicio del Año Nuevo Andino.




Para los mapuches, el año nuevo es el Wetripantu, uno de los tres grandes ritos de esta nación que comienza la noche del 23 de junio, como preparación a la salida del sol el día 24.


La celebración de cada Año Nuevo Andino coincide con el solsticio de invierno; es decir, cuando comienza un nuevo recorrido del sol, visto desde esta parte del planeta.
Uno de los calendarios ancestrales que ha sido oficialmente aceptado desde el año 1992 para la región andina (Ecuador, Perú, Bolivia, Norte Chileno y Norte Argentino), es el calendario quechua, según el cual estaríamos en el año 5511.


AQUÍ MÁS INFORMACIÓN SOBREL EL CALENDARIO ANDINO:


Recordemos sin embargo que el mundo andino abarca etapas que son anteriores al mundo quechua: Chavín, Tiwanaku, Wari, etc. Si hablamos de civilizaciones como Caral (costa central del Perú), o la de los puquina y los urus en el altiplano peruano-boliviano, es posible remontarnos a los más tempranos inicios de la historia de la civilización en los Andes.
El pueblo Mapuche y los pueblos originarios de Sudamérica conmemoran, el año nuevo (We Tripantu), el 24 de junio, en el Solsticio de Invierno, durante la noche más larga del año. Pasado el Solsticio, se renueva la tierra, regresa el Sol.
Este ciclo, observado por los pueblos originarios, marca el nacimiento de un nuevo periodo, a la par que brotan las semillas, los animales cambian pelaje, el hombre también se renueva.
Según sus creencias, cuando la noche haya llegado a su tope final, la naturaleza dará paso a un nuevo ciclo de vida, permitiendo renovar los sueños, esperanzas y compromisos hacia un futuro mejor.
Una fiesta de agradecimiento por la vida que se renueva.

La celebración del Año Nuevo Andino ocurre casi en la mitad del calendario gregoriano, que es el calendario occidental de origen romano traído por los españoles en el siglo XVI, y vigente hoy en todo el mundo. En este calendario, el solsticio de invierno comienza en diciembre, ya que está adaptado a los ciclos del hemisferio norte.


Los antiguos romanos contaban entre su nutrido panteón de dioses con la figura de Jano (Janus en latín), el dios de los solsticios. Era también el dios de las puertas, de todos los inicios y de los finales. El solsticio de verano era llamado janua inferni, la “puerta del infierno” o de los hombres, y el solsticio de invierno, janua coeli, la “puerta de los dioses“. Además de patrón de los constructores, Jano era para los romanos el dios de la iniciación a los misterios. Era la «puerta», no sólo solsticial, sino también iniciática. Poseía una rica iconografía en la que lo más destacado era su representación con dos rostros, cada uno de ellos mirando en direcciones opuestas. De ahí que se le denomine también como Jano bifronte.
Esta devoción se transmitió a los canteros medievales y pasó a la iconografía y la religión cristiana bajo el culto a los dos "san Juan": el Bautista, que tiene su festividad el 24 de junio (solsticio de verano), y el Evangelista, que tiene su festividad el 27 de diciembre (solsticio de invierno).




La fiesta de San Juan, es la misma fecha y se conmemora el Solsticio de verano en el hemisferio norte.




En la tradición pagana Europea, este es el momento en el que la Diosa Madre queda embarazada del Dios, que se encuentra en la cumbre de su poder y su esplendor.
En este tiempo, el Rey Acebo (la senectud) renace y expulsa al Rey Roble (la juventud), dando lugar a que los días vayan en disminución a partir de ahora, hasta cumplir un nuevo ciclo con la llegada del Solsticio de Invierno.



Se trata de una fecha cargada de simbolismos y de magia, en la que las deidades de la naturaleza, las hadas y los duendes andan sueltos por los campos para bendecirlos, siendo posible tropezarse o comunicarse con ellos.





Las celebraciones del Solsticio de Verano están cargadas de símbolos y otras alusiones de carácter solar, como las hogueras, encendidas con el doble propósito de purificar y ayudar al Dios Sol a mantener vivo su poder.
Durante esta noche, tradicionalmente, se recolectan las hierbas mágicas y medicinales que se usarán el resto del año, así como también se recoge agua de los manantiales o del mar a la que se le atribuye milagrosas propiedades por estar situado el Sol a cero grados de Cáncer, signo de agua.

Está considerado como uno de los mejores momentos para la magia, siendo especialmente eficaz toda aquella relacionada con ritos de amor, salud y prosperidad.




El Sol como dador de vida era considerado como Dios. Los signos del zodiaco (la rueda de animales) eran los lugares donde el dios Sol viajaba y era conocido como la "Luz del Mundo", "El salvador de la Humanidad".





Horus es el Dios Sol de Egipto, cerca de 3.000 años A.C., es el Sol antropomorfo, el Sol con forma humana, y su vida es una serie de mitos alegóricos que envuelven los movimientos del Sol en el cielo.


En los jeroglíficos antiguos encontramos al “Mesias Solar”: Horus (el sol o la luz) y su contraparte Set,(la oscuridad), cada mañana ganaba Horus y al atardecer Set.



















Los solsticios representan el eterno contraste de la luz y la oscuridad, de la vida y la muerte y el eterno renacer de la creación, donde nada puede ser destruido, solo transformado en los tres estados naturales, sólido, líquido y gaseoso.
Es el ave fénix que siempre renace de sus cenizas.





Resumen-compilado de artículos, imágenes y documentales extraídos de la red


Otros sitios relacionados:

Selección de contenidos

Wikipedia

12 comentarios:

lamberto palmart dijo...

Realmente, la humanidad desde los albores de los tiempos ha vivido de cara al cielo. Él es que marca nuestro camino en la vida. Los solticios son esos puntos de inflexión en nuestro recorrido. Cada cultura lo ha manifestado de formas diferentes, pero con un nexo de unión. Gracias por tan buen artículo. Saludos desde el verano Bet.

Luzdeluna dijo...

Que hermoso post Alchemy!!!cuantas cosas que desconocemos de nuestros antepasados! es tan rica la historia y costumbres de esta parte del mundo y sin embargo cuanto que la ignoramos! bueno, es mi caso, jeje
y que tristeza que se pierdan las antiguas ceremonias y solo sean espectáculos teatrales para turistas ahora!
Te felicito por tu gran trabajo en este post, amiga!!
Un abrazo

Alchemy dijo...

Lamberto, así es, el invierno y el verano, la primavera y el otoño, la noche y el día... solsticios, equinoccios, todas escalas de un mismo engranaje, la renovación.
Precisamente, cuando el hombre deja de mirar "hacia el cielo", deja de tener conciencia quien es y donde está parado y ahí es cuando todo se vuelve un caos. Se pierde el equilibrio, porque nos alejamos de la fuente, la Naturaleza misma, de la cual somos parte.
Saludos de invierno y gracias por dejar un poquito de verano por estos lados ;-)


LuzdeLuna: como le decía a Lamberto, dejar de estar en sintonía con la naturaleza y de respetarla como nuestra maestra, es lo que nos ha llevado a perder las raíces.
Todo se vuelve superfluo y artificial y sobre todas las cosas rentable. En algunos casos pasa a ser desapercibido u olvidado. Por qué? porque la escala de valores cambia, otras cosas pasan a ser protagonistas. Todo está estrechamente relacionado con lo que el hombre comprende, según su comprensión será su expresión.

Saludos y gracias!!
BeT

Anónimo dijo...

gracias por acercarnos a William Blake y sus conexiones con el cosmos... me gustaria leer mas poemas de el, acercarme a su concepto de Lo Eterno y reforzar la idea de lo que debe ser trascenedente en nuestro diario vivir... Saludos con agradecimiento de Sonia la Potosina

Alchemy dijo...

Sonia "la Potosina", gracias a ti por la visita y por tu amable comentario. Me alegro que hayas encontrado un espacio de tu interés en "La Bitácora..."
Saludos!!
BeT (Alchemy)

juanarmas dijo...

Muchas gracias, Alchemy por este post. Lamentablemente en España, hablo al menos de la celebración en general, esta festividad se ha reducido a una excusa para, al amparo de la fogata, comer y beber en grata compañía.

Gracias por ayudarnos a refrescar el porqué de esta mágica celebración.

Un abrazo,

Juan

Núria dijo...

Querida BeT:
Como siempre es una aventura pasearse por tus post e indagar agunas de las posibilidades que abres. Es cierto que de ordinario la gente ya no sabe bien qué está celebrando en estos días, como ocurre con la Navidad y demás, pero sin embargo el que el pueblo conserve, aun sin comprenderlos, ciertas costumbres que en su día fueron ritos, es decir actos comprendidos y armonizados con el cosmos, es muy importante, pues siempre habrán otros que lo tomaran como inicio de su propia indagación. Por otro lado y para ser justos, hay que decir que en España como en toda el área de cultural Occidental, la Masonería sigue haciendo de este hecho astronómico la fiesta más importante del año y la que congrega más recuerdos acerca del significado relevante de este hecho astronómico que se traducen en planchas e incluso libros.
Gracias BeT y un fuerte abrazo para ti

Alchemy dijo...

Juan, creo que gran parte del motivo por el cual sucede lo que me cuentas(tanto en España como en otras partes del mundo), se debe a que el hombre se va quedando con lo externo y se olvida del verdadero sentido que tienen las cosas. El gran error de las Religiones, Cultos e Instituciones, fue el de darle mayor preponderancia al rito que a su verdadero significado, quedarse en la literalidad y perder lo fundamental. Y eso, lamentablemente sólo aportó confusión al resultado de las nuevas generaciones.
Lo sensual, externo, el entretenimiento y el consumo, pasaron a primer plano, entorpeciendo el camino al Espíritu.

Nuria: Agradezco también tu comentario, que siempre enriquece y aporta.
Estoy de acuerdo contigo, en el fondo el hombre lleva la Luz y ésta de alguna manera se hará evidente en él (tarde o temprano).

Abrazos y saludos a ambos, Nuria y Juan y gracias por dejar Luz y un poco de "calorcito" del norte, por estos lados fríos ;-)
BeT, desde la Bitácora de Alchemy.

Bernardo dijo...

Increible todo lo q rodea al Sol, es la fuente de vida extrema.

Date una vueltita por Compartiendo Imágenes.

Gracias.

Bernardo.

alex dijo...

hola, re interesante el post
buscaba por google info de los solsticios y equinoccios, y waa, encontre tu blog, ... al igual q los demas comentarios, me sorprende toda la significancia, para antiguas culturas, todo esto, las relaciones q se hacian con lo palpable por ellos, y si, da pena q se olvide todo lo antes hecho, estas ceremonias, su fundamento, los por qué, me gusto tu post por relacionar lo magico y misterioso con apuntes cientificos, jaja, bueno, nada, me gusto tu blog, sigo leyendo, saludos de aqui de valparaiso de Chile
jeje
xau

Juan Ruiz Correa dijo...

Saludos desde el Octavo Paralelo Norte 62 grados al Oeste, ciudad de Upata Guayana, estado Bolívar, Venezuela,mi nombre es Juan Ruiz Correa, periodista, autor del Blog
Hemisferiosurguayana.blogspot.com
Soy un enamorado de los cielos de nuestro trópico,de la astronomía y los misterios del Cielo y la Tierra, le felicito con mucho afecto por su excelente sitio o bitácora, su calidad merece ser conocida,por eso realicé un hiperenlace desde mi Blog,para que nuestra gente de Guayana aprenda un poco a valorar lo grandioso y atrayente que puede llegar a ser observar el Espacio y asombrarse de sus misterios y movimientos, de sus fenómenos y las historias, leyendas, mitos y realidades que se esconde tras todos aquellos cuerpos que brillan en nuestra bóveda celeste e incluso de los que están ocultos de nuestros ojos.
Lastimosamente en Upata por las persistentes lluvias de diciembre de este 2008 no hemos podido observar bien el cielo estrellado y el paso del Sol por el Solsticio en la región de Sagitario, porque Capricornio aún es visible a primeras horas de la noche. Gráficamente también es de primera esta página virtual.
Abrazos fraternos...

Anónimo dijo...

mi madre tiene sauna indijena y .....